Cruz de los Casados

En Ciudad Real, en el Parque de Gasset, existe una cruz herencia de un antiguo humilladero que existiría en las inmediaciones. Un humilladero es una cruz o imagen sagrada que se situaba en la entrada de los pueblos y servía como pequeño lugar de culto o de rezo para que los que entraban o salían de la villa. En este caso, era el humilladero que se encontraba extramuros de la ciudad, saliendo por la puerta de Alarcos, que se encontraba junto a lo que hoy es la entrada principal del parque.

Cruz de los Casados.

La actual cruz no se encuentra en el lugar original del humilladero. Tampoco es una construcción antigua, pues la que hoy podemos ver data de principios del siglo XX. ¿Qué tiene entonces de especial? La Cruz de los Casados rememora una antigua leyenda medieval, que de ser cierta, aconteció en este paraje. Una romántica y trágica historia de tradición oral que nos recuerda a Romeo y Julieta en versión manchega. He aquí lo acontecido:

Corría el siglo XIV cuando las vecinas poblaciones de Miguelturra y (por aquel entonces) Villa Real habían tenido varias agrías disputas. La primera, como población perteneciente a la Orden de Calatrava, y la segunda, villa de realengo dependiente del Rey. En esos tiempos las discrepancias y luchas de poder entre la Orden y el Rey estaban a la orden del día. Tanto que se llegaba con demasiada frecuencia a escaramuzas, capturas de prisioneros o ataques entre las poblaciones. Ya entre 1296 y 1329, el Maestre de la Orden (Garci López de Padilla) ejercía un mal trato para con los vecinos de Villa Real con los que se topaba. Una de las más sonadas contiendas entre estas poblaciones, aconteció en 1328 en la Batalla de Malastardes, de la que ya rendí cuenta en una entrada anteriormente, así que, no está de más repasarla en este momento para ponerse en contexto.

En el momento que acontece esta historia, el Maestre de la Orden de Calatrava seguía siendo Garci López de Padilla y junto a él, en la nombrada contienda de Malastardes participó Alvar Gómez de Piedrabuena. Se cuenta que derrotados los calatravos, volvieron a Miguelturra encontrando el pueblo destruido, saqueado y muertos y ultrajados familiares y amigos por las tropas que desde Villa Real capitaneó Remondo Núñez del Pozuelo.

Alvar juró venganza sobre Remondo y Villa Real y en todos los aniversarios de los sucesos, renovarían su juramento él y su descendencia.


Pedestal y columna que soportan la Cruz de los Casados.


La Cruz de los Casados en el Parque de Gasset.

Pues cuentan que una imposible historia amorosa surgiría entre las familias enfrentadas: Sancho, hijo de Alvar, a espaldas del juramento familiar, se enamoró de Blanca, la hija de Remondo. Estos amoríos fueron conocidos por ambos pueblos, cuyos habitantes llegaron a ver en la unión de ambas familias una posibilidad de reconciliación para las villas enfrentadas. Tanto que en este complicado asunto intermedió el Prior del Convento de Franciscanos de Villa Real, Fray Ambrosio que intentó la mediación entre las familias, lo cual solamente sirvió para agravar el enfrentamiento. Hasta tal punto se complicaría la situación, que el Prior acabó proyectando la boda en secreto y posterior huida de los enamorados, confiando en que mientras tanto, con el tiempo acabaran mejorando las circunstancias.

Pues bien, el encuentro secreto entre la pareja y el Prior para celebrar la boda se produjo en secreto a las afueras de Villa Real, junto al humilladero que existía extramuros, cerca de la Puerta de Alarcos. Cuando ya casados, Blanca y Sancho iban a abandonar el lugar, apareció Remondo junto con una soldadesca armada con intención de impedir el enlace, cortando la huida del lugar a los enamorados.

Cuentan que Remondo, ciego de furia arremetió contra Fray Ambrosio intentando atravesarlo con su espada, pero la estocada atravesó el hábito del Prior, matando a su propia hija Blanca, que se refugiaba tras el monje. Al ver esto, Sancho en un arrebato de venganza por perder a su enamorada, se lanzó contra Remondo con intención de acabar con su vida, pero la escolta le cortó el paso, y fue muerto a lanzazos mucho antes de alcanzar su objetivo. 


Antigua fotografía del lugar.
(Foto: "Ciudad Real: Imágenes del Ayer" ISBN: 84-88458-25-8)

Así pues, en Ciudad Real, donde habitaba la desafortunada novia, esta Cruz de los Casados recuerda la leyenda de los enamorados Sancho y Blanca. En la vecina Miguelturra, lugar de procedencia de Sancho, también hay un pequeño homenaje a esta leyenda, ya que una calle lleva el nombre de los desdichados amantes. Una placa recuerda la dedicatoria a los protagonistas de esta historia, en el extremo de la calle.

Calle Sancho y Blanca, en Miguelturra.

Detalle de la placa dedicada a los amantes.

Como hemos contado, la actual cruz data de principios del siglo XX. Tampoco se conoce la situación exacta del humilladero original. Pero la trágica leyenda de Sancho y Blanca y su amor imposible, siguen perdurando a lo largo de los siglos.


Fuente:
 - Algunos textos sobre la leyenda han sido tomados o adaptados de "Crónicas de cien pueblos. Nº 6 Miguelturra" (D.L.: C.R.-74/79, editado por Crónicas de La Mancha S.L.)


----- MAPA -----

Comentarios

  1. Como a una le agobian en demasía las ciudades, trato de escapar de ese "ruido" suma de otros tantos, y entrar precisamente a este parque, las contadas veces que he tenido que ir a Ciudad Real. Así que te agradezco esta entrada porque podré mirar con otros ojos esta cruz. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un curioso rincón dentro del parque, que bien podría completarse con algún cartelito informativo alusivo a la leyenda.
      Gracias por el comentario, Rosa.

      Eliminar
  2. Muy interesante historia que no conocía a pesar de conocer de sobra el sitio. Muchas gracias por tu labor :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de habértela dado a conocer.
      Gracias por comentar, José Vicente.

      Eliminar
  3. Como siempre, una interesante historia de nuestra ciudad. Felicitaciones a Mancha Ignota por su interés para que no pierdan estas memorias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Arturo.
      Agradecido quedo por tus felicitaciones, que me impulsan a seguir trabajando en nuevas entradas en el blog.

      Eliminar

Publicar un comentario