Palacio de los Gosálvez

En los albores del siglo XX, Enrique Gosálvez era uno de los más acaudalados empresarios afincados en La Mancha. Formaba parte de una dinastía, procedente de Alcoy (Alicante), dueña de una gran fortuna amasada mediante florecientes y lucrativos negocios. Ya en el siglo XVIII los Gosálvez aparecen como una de las principales familias de la burguesía de la ciudad alicantina. En este contexto, fue allá por 1850, cuando aprovechando los procesos de desamortización, el abuelo de Enrique adquirió unos terrenos junto a Villalgordo del Júcar (Albacete), donde instala varias fábricas aprovechando la fuerza del agua del río: Molinos harineros, fábrica de hilados y fábrica de papel continuo que conformarían un importante complejo fabril a la orilla del río Júcar, junto al cual, también se construyen un poblado para albergar las viviendas de numerosos trabajadores dentro del propio recinto (llegando a vivir unas 300 personas).

Incluso se construye una línea de tranvía que llevaba hasta otra papelera ("La Manchega"), situada unos 4 km río abajo, también propiedad de la familia. Esta línea comunicaba el recinto fabril con la fábrica de papel y servía para el traslado de materias primas y productos. Contaba con agujas para cambios de vía, vagonetas y varios apartaderos de hasta 90 metros de longitud.

Posteriormente, a la muerte de su abuelo, este legado lo gestionaría su abuela, luego su padre, y después el mencionado Enrique Gosálvez. Pero fue justo a principios del siglo XX, cuando a esta herencia, Enrique daría un impulso empresarial y crearía "fábricas de electricidad" para alimentar a todos estos negocios, construyendo algunas de las primeras centrales hidroeléctricas del país y poseyendo los derechos de explotación hidráulica de gran parte de la cuenca del río Júcar. Una de estas centrales, situada cerca del complejo fabril, alimentaría a todas las fábricas, haciendo además de Villalgordo uno de los primeros pueblos de España en disponer de alumbrado público con luz eléctrica.

Fue en 1902, en plena efervescencia de sus negocios, cuando Enrique Gosálvez manda construir dentro de su finca una vivienda palaciega. Pero no un palacio cualquiera, sino una gran obra que hiciera gala de su posición. Una magna ostentación de poder y lujo. De esta manera, se levantó un palacio de estilo versallesco, único en La Mancha y con una arquitectura más propia del norte. Se componía de un cuerpo central y dos alas que abrazaban un patio con una fuente muy particular.

Fachada del Palacio de los Gosálvez desde el jardín interior
(principio de siglo XX)
Nada faltaba en este recinto de lujo, impropio del lugar, donde en esas fechas (principios del siglo XX), los habitantes de La Mancha rural se conformaban con dormir en muchos casos en cuadras junto a sus animales. El palacio contaba con lujos no habituales en su época. Baños con agua caliente y alicatados con bellos azulejos, suelos con maderas nobles o exóticas, paredes con frescos o molduras artesanales, mármoles, antigüedades, obras de arte, chimeneas monumentales y unas escaleras de estilo imperial. Todo ello acompañado de un mobiliario de lujo insultante.

Pasillo:
Fijaos en las molduras en techos,
paredes y decoración en puertas.
El tejado del palacio estaba cubierto de planchas de zinc que daban un brillo deslumbrante. Y en los exteriores, se rodeó de exóticas plantas traídas desde América, que conformaban un exclusivo e inusual jardín.

Recreación del palacio (maqueta)

Y en este jardín, una lujosa fuente que presidía los exteriores del palacio y conocida como "la zarina" ya que fue regalada a la familia por la esposa del mismísimo Zar de Rusia, Nicolás II. Desde la fuente, un paseo jalonado de imponentes plátanos de sombra. Y a pocos metros de palacio, en el río, un embarcadero. También una iglesia entera dentro del propio recinto.

Palacio desde las alturas
(¿foto de 1982?)
¿Y cómo puede ser que semejante palacio sea tan desconocido en cuanto nos alejamos de Villalgordo? ¿Una construcción única que ha sido olvidada? Y tanto... Tan olvidada desde hace décadas que ahora se encuentra prácticamente en ruina irreparable.

Los negocios de los Gosálvez iniciaron una decadencia gradual. Enrique murió en 1938. De sus once hijos, vio morir a seis y los otros cinco tampoco tuvieron descendencia. La guerra civil acabó siendo la puntilla definitiva y la fortuna de la familia se difuminó. Tras la guerra el edificio se usó durante unos años como maternidad. Unos años más tarde se cierran sus puertas quedando a merced del abandono y del expolio.

Triste aspecto actual del palacio.
 En primer plano, el hueco que ocupaba la fuente. Al fondo, el edificio principal.
Actualmente, el estado del palacio es lamentable. Las planchas de zinc del tejado fueron retiradas lo que probablemente ayudó a su hundimiento, ya que gran parte del tejado dejaría pasar el agua. De esta forma, el tiempo hizo su inexorable trabajo en la estructura y poco a poco han ido cayendo techos y suelos al perder su capacidad de sustento (muchas vigas son de madera que se han ido pudriendo). Las siguientes fotos muestran un pequeño resumen del estado actual del interior del palacio. Sirven para hacerse una idea de lo que era y lo que contenía, pero son para echarse a llorar...

Suelos y techos derrumbados. Arriba se aprecia lo que
parecen armarios empotrados de diversas estancias.

Un distribuidor donde el suelo y techo se han ido abajo...

Un pasillo para pasear, con acceso directo al sótano
 (y después... a urgencias)

Chimenea en uno de los salones, con estatuas desmembradas.
Se aprecia aún la empachosa decoración en paredes y techos.

Vestíbulo principal, donde todo el suelo ha sucumbido.
La chimenea, al parecer, era una auténtica obra de arte
para dejar ojiplático al personal nada más acceder.

Este creo que es el mismo pasillo que se ve en la foto antigua.
Han volado toda la decoración de las puertas.
En las paredes aún se aprecian restos de frescos.
Probablemente su ubicación tampoco haya sido de ayuda para la conservación del recinto. Aunque a escasos 100 metros al casco urbano de Villalgordo (Albacete), del que sólo lo separa el cauce del río Júcar, el palacio se encuentra en el término municipal de Casas de Benítez (Cuenca), cuyo núcleo urbano está a más de 10 km en línea recta pero sin una carretera directa. Así pues, si Villalgordo lo podría haber aprovechado de alguna forma, no dependía directamente de ellos al no estar en su termino y encontrarse incluso en otra provincia, lo que seguramente haya ayudado en algo a su ruina actual.

Fachada trasera
A día de hoy, acceder al interior del edificio del palacio es una auténtica temeridad y está más cerca del hundimiento total que de la recuperación (incluso aunque sólo sea consolidar sus estructuras). Ha sido objeto de saqueos, expolios, destrozos, vandalismo, pintadas y de las inclemencias del tiempo. De los jardines, aún se sobrevive alguna palmeras en malas condiciones y los platanos de sombra sobrepasan el siglo de edad con un tamaño que sorprende. Aunque en general, las zarzas y enredaderas crecen a su antojo por todo el entorno. De la fuente "zarina" sólo queda el hueco donde se ubicaba ¿fue expoliada?... El poblado fue demolido. Las fábricas desmanteladas, algunas abandonadas y en ruinas, otras derruidas. Todo el recinto se encuentra vallado pero hay algunos agujeros que permiten un acceso furtivo, pues no es extraño encontrar gente paseando por la parcela y contemplando los restos de lo que un día fuera el maravilloso fruto de un ostentoso capricho .

Detalle de la entrada por la fachada trasera.

Otra perspectiva de la fachada trasera.
Bajo una ventana, aún se ve un vetusto horno (blanco) que alguien ha sacado de
una de las cocinas. Se ve que su estado o tamaño no convenció al expoliador.
El palacio fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Monumento en 1993. Esta figura protege el bien de determinadas acciones, modificaciones y garantiza las visitas al público si el bien es privado, entre otras cosas. Si el BIC no es conservado convenientemente, podría ser expropiado por la administración... ¿para qué? paradójicamente, parece que cuesta destinar medios públicos e interés en conservarlo. Lamentablemente, no es el único ejemplo de inacción y desidia administrativa en un BIC que se va a la ruina. Ni el último.

Hasta "castillo" había en el recinto.
Esta era la entrada que se construyó para comunicar el palacio con las fábricas.
Hace pocos años fue adquirido por un empresario de La Roda, con idea de restaurar lo posible y construir un lujoso complejo, con hotel, salones de celebraciones, etc... pero llegó la crisis y el proyecto se paró.

Esto era la puerta de entrada al recinto.
Dos garitas donde al parecer vivían sendas familias que
hacían entre otras labores la de porteros.
De este documento que os adjunto (extraído de rima.uv.es) he podido recoger alguna información extra y hay más fotos y datos del palacio, de la familia y de sus propiedades. Así podréis ampliar información si lo deseais. En cualquier buscador podéis encontrar mucho más, fotos o vídeos en Youtube. En el siguiente enlace, podéis descargar ese documento: Palacio Gosálvez

Detalle de la fachada principal.
Las zarzas y enredaderas dan una aspecto a la mansión que parece un decorado de la película Jumanji.

El palacio tristemente agoniza. De momento, aún nos queda su fantasmagórica figura, como una alegoría del inexorable paso del tiempo.


----- MAPA -----

Comentarios

  1. Sorprendente! Desde luego que los Gosalvez debían de tener pasta y mucha.. lástima que semejante maravilla se haya echado a perder ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Equivocarme espero, pero temo que difícil arreglo tiene este palacio, aunque sólo sea consolidar su estructura.
      Gracias por tu comentario, Eze.

      Eliminar
  2. Increíble construcción, pena que acabe como tantas otras.
    Gracias por mostrarnos estas maravillas Jesús. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente es una edificación singular que no merece acabar destruida. Ojalá algún día sea reparada como se merece, aunque difícil arreglo tiene. Y cada día que pasa, peor.

      Gracias a ti, Víctor, por leer y comentar.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Muchas gracias, señor o señora "Unknown". Realmente el lugar atesora una brutal singularidad e interés.
      Gracias por comentar.

      Eliminar
  4. Hoy mismo e estado allí.. tengo un sentimiento de tristeza de ver como han dejado perder aquella maravillosa obra... todo en el debía ser bonito. Un pena enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto contigo ese sentimiento. Hay que estar allí y verlo para entenderlo. La desolación que se siente ante semejante joya echada a perder es única. Y no solo el palacio en sí, sino toda la finca. Lo peor es que nada se hace por al menos consolidar lo que queda, y la ruína va a más. Una auténtica impotencia.

      Muchas gracias por su visita al blog y su comentario, señor/a Unknown.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Me alegro de que se lo parezca, AIGarcía.
      Gracias por comentar.

      Eliminar
  6. Gracias por compartir éste artículo, pero es triste ver que tan maravillosa infraestructura y con mucho valor que pudo ser un museo, este tan abandonado. Me gustaría conocer, algún día lo haré. Soy de Perú y mi apellido también es Gosalvez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a usted por leer esta entrada, señor/a Gosálvez.
      Me alegra que haya podido saber de este palacio desde Perú, usted que comparte apellido con el de la familia que lo proyectó.
      Espero que algún día pueda conocer el palacio "in situ", y que para entonces haya podido restaurarse. Así como conocer otros muchos más interesantes lugares que poseemos aquí en La Mancha.
      Un saludo desde el otro lado del Atlántico.

      Eliminar
  7. Este palacio siempre me ha fascinado, su historia, el poder imaginar cómo sería la vida en aquella época...lo he visitado en varias ocasiones y no puedo creer q este como se encuentra actualmente...era una verdadera joya arquitectónica, una bella obra de arte. Me gusto leer su artículo, me encanta poder llevar la mente a otras épocas mediante la lectura. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que verlo para entenderlo. Un tesoro único en La Mancha llevado a la ruina.
      Gracias por leer el artículo y escribir su comentario.

      Eliminar
  8. es posible pedir permiso para hacer fotos del palacio? si es asi a quien?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aconsejo ponerte en contacto con la "Asociación Amigos del Palacio de los Gosálvez y su entorno". Seguramente puedan darte información actualizada al respecto. Podrás encontrarlos en Facebook.

      Un saludo y gracias por contactar.

      Eliminar

Publicar un comentario